15/05/2017

Tucumán

Todos los nombres el nombre

Escribe la licenciada Tina Gardella.
Ampliar (1 fotos)

Todos los nombres el nombre, por Tina Gardella.

Fiscales y querellantes trabajan en coordinación. Es probable que representen a estrategias diferentes, pero seguramente comparten la idea de una justicia no como ley ni como institución jurídica –solamente-, sino fundamentalmente como el lazo social para la co- existencia con otros.

Esta coordinación ha tenido momentos memorables a lo largo de este Juicio; sobre todo cuando había que aportar distintos abordajes para desarmar estrategias discursivas de defensores parapetados en escenarios de teatralización absurda.

Pero otras instancias, quizás menos evidentes, dan cuenta no sólo de compartir una misma idea de justicia. Es que se trata de una justicia situada en un Juicio de Lesa Humanidad. Ni más ni menos. Con testigos. Con testigos víctimas. Con pasados silenciados. Con presentes sitiados.

Los fiscales preguntan por los hechos. Por las relaciones con los hechos. Por los escenarios de los hechos. Piden una narración. Que se identifiquen vestimentas, autos, armas, órdenes de detención, lugares de cautiverio.

Los querellantes preguntan –entre otras cosas- por los nombres. Del padre, de la madre, de su hermano, de su hermana…De lo contextual del terror a la interioridad del pavor. Como si los nombres familiares fueran la forma de instalar el propio nombre para le escena del juicio y también para sí mismo, para sí misma.

La testigo, el testigo, se construyen como tal desde el momento que responden al requerimiento del Presidente del Tribunal: “díganos su nombre por favor…” Pero por fuera de la escena del juicio son, desde mucho antes, una historia, una identidad: un nombre.

Así van sembrando identidades los nombres propios -todos hermosos, epocales, identitarios-, mientras se desarrolla el Juicio del Operativo Independencia. Desfilan las flores Hortensia, Margarita, Rosa, Jacinta…los cálidos nombres de María, Adela, Carmen, Juana, Marta, Irma, Olga, Blanca, Ema, Nilda, Sara, Berta…mezclados con los Juan, Ricardo, José, Fernando, Ramón, Ernesto, Domingo, Hugo, Carlos, Rolando, Víctor, Julio…

Con sus nombres y desde sus nombres, dan testimonio, construyen y re construyen historias, se exponen a “mostrar” para “demostrar”. Y si bien las preguntas de fiscales y querellantes crean las condiciones para habilitar la palabra testimonial que repara –más allá de su carácter de prueba jurídica-, también permiten y saben que hay un derecho al silencio porque son los testigos, las víctimas las absolutas dueñas de sus recuerdos y de sus olvidos.

A las situaciones traumáticas por las situaciones de terror que pasaron los testigos y las víctimas, no le bastan sin embargo la narración de los hechos como testimonio jurídico. Muchos más si consideramos que estas situaciones traumáticas individuales son también colectivas y que el pasado se construye desde el presente, atravesado por la experiencia del presente. Es como si desde el presente se fuera al encuentro del pasado y como si se tomara por asalto al presente desde ese pasado.

Por eso es tan importante que se conjugue lo individual y lo colectivo. Que haya un nombre, una singularidad como lo más universal que puede haber, que la testigo, que el testigo lo diga, se nombre con su nombre y desde su nombre, que sea una oportunidad de re apropiarse de su historia, que sea un grito hacia esa sociedad que sigue duramente tratando de hacerse cargo de las consecuencias de la experiencia atroz de quienes se nombran en la escena del juicio.

Se acerca la etapa de los alegatos. Como actores fundamentales del andamiaje jurídico, los fiscales y querellantes darán cuenta de la prueba jurídica que aportaron los testimonios.

Pero indudablemente también darán cuenta de las condiciones de producción que fueron capaces de construir para quebrar ese abandono moral que tantos testigos y víctimas pueden haber sentido y sufrido con tantos años silenciados, con tantas décadas olvidadas. No hay dudas que así será.

 

Por Tina Gardella para "El diario del juicio"



Recomienda esta nota: