18/11/2016

Opinión

La Piraña en el Bidet: #5 Chaca-piedras, prueba de supervivencia

Porque no todo tiene que ser café con leche y reuniones laborales, llegué hasta el bar azul de la famosa esquina de Chacabuco y Las Piedras y viví una aventura apasionante.
Ampliar (1 fotos)

Ya sea al salir del laburo, de la facultad o del gimnasio, todos tuvimos alguna vez una parada obligatoria en "la Chaca". Cualquier excusa es buena cuando empiezan a asomar los primeros calorcitos. Son seis bares los que incluyen la esquina de Chacabuco y Las Piedras, donde, pasada las siete de la tarde, la mayoría tiene la mitad de las mesas ocupadas. Y por más que sea el tercer día laboral de la semana, siempre hay cervezas sobre las mesas.

 

Con mis amigas nos sentamos en el bar azul. Arrancamos con la primera Quilmes a las seis pm. Un miércoles. "Acortar la semana", que le dicen. Pasada una hora bebiendo, llega el momento de contestar a la llamada urgente de la naturaleza.

 

La Chaca es un lugar sin etiqueta que solo tiene una regla: tener sed. Sin embargo, ir a sus baños representa un deporte de riesgo. Tanta afluencia de gente puede darnos una pista del espectáculo que podemos encontrar en estos WC.

 

En el bar azul, hay un solo sanitario para damas. Hay que pedir una llave y atravesar un mugriento pasillo angosto hasta llegar a una puertita azul. Adentro espera un inodoro que nunca tiene un buen día, un basurero que desborda, y, si tenés suerte, un rollo de papel higiénico barato en sus últimas instancias. Afuera, por otro lado, compartimos con los varones, un pequeño lavatorio de manos trancado. Eso es todo.

 

Excepto que, gracias a la llave, no vas a pasar ese mal momento cuando te abren la puerta mientras estás en plena maniobra de gimnasta rítmica en la que intentás hacer pis desde el aire, el resto todo está mal en este baño. Azulejos sin limpiar, retretes rotos y pisos inundados. Parece exagerado sí, pero cuando se pierde el equilibrio es inevitable el desastre, y ya está jodida la noche.

 

Una vez terminado el trámites, salís victoriosa a continuar con la charla y, claro, con la cerveza para olvidar la tan horrible experiencia vivida ahí adentro.


Pero lo que no sabes es que esos largos tragos para calmar tu ansiedad post-traumática hacen que el creador de los baños infernales se ría maligno desde su trono, porque tanto alcohol hará que en menos de quince minutos vuelvas al infierno que él creó.

 

Ficha técnica

 

Nombre: Bar Chaca-Piedra

Dirección: Chacabuco 702

Limpieza: llegada las 10 de la noche, 2

Papel: 4

Inodoro: 5

Comodidad: 3

Puntuación final: 1 pirañita.

 

Creanmé que fui solidaria con las lectoras y elegí un buen horario para filmar este "sanitario". Por otro lado, el editor dice que está cansado de la edición de videos, que quiere tocar la guitarra y que la gente se enamore de su voz.

 

Les recuerdo que si tienen info, foto o videos, sobre baños igual de feos o peor que este, pueden mandármelo a [email protected] Su aporte es bienvenido en esta sección. ©eldiario24.com



Recomienda esta nota: